lunes, 4 de septiembre de 2017

Aniversario 40 del lanzamiento de las naves Voyager


Porque el gesto de alargar una mano a través de los siglos,
de abrazar a nuestros descendientes y a nuestra posteridad
tenía algo de elegante y muy humano.
Carl Sagan 

Mañana 5 de septiembre se cumplen 40 años del lanzamiento de la nave Voyager 1. La Voyager 2 fue lanzada días antes, el 20 de agosto de 1977. Mi humilde homenaje a una de las obras maestras de la ciencia, la técnica,  la tecnología y el arte fue la escritura de mi primera obra de ficción, la cual tuvo la fortuna de ser seleccionada para su publicación por el jurado del Premio Gran Angular 2003.

Para celebrar el lanzamientos de estas dos naves, de las cuales hemos recibido información preciosa sobre nuestro sistema solar y un poco más allá, comparto un capítulo del libro, en el cual los nuevos habitantes de El Lindero escuchan la selección musical con que el equipo de científicos de las más diversas disciplinas, liderado por Carl Sagan, presentan a la humanidad de este pálido punto azul.

En mi optimismo ingenuo creo que si los llamados líderes mundiales y gobernantes de poca monta que, sin embargo hacen mucho daño, dedicaran unas horas a conocer la obra de Carl Sagan pensarían un poco antes de lanzarse a proyectos depredadores y a aventuras que ponen en riesgo la vida en el planeta. No lo harán, lo sé, lo único que los mueve es el aquí y ahora de ellos y sus reducidos grupos. En fin.

En torno a la música más bella

Omar entró a mi cuarto el otro día para buscar unos CDs. Vio la caja que encontré junto a la maleta de la cápsula del tiempo y se sorprendió al toparse con un estuche que contenía la obra titulada Murmurs of Earth. Casi sin aliento, salió corriendo para preguntarnos si ya habíamos visto estos discos.
–¡Es la música del Voyager!, contestó precipitadamente mi mamá, quien desde hace muchos años es fan de Carl Sagan y siempre se había lamentado no haber conseguido la música que se fue como parte del mensaje preparado como nuestra carta de presentación ante extraterrestres de lejanos lugares y tiempos futuros. El libro editado en español, bajo el título de Murmullos de la Tierra. El mensaje interestelar del Voyager, era uno de sus favoritos.
–¿Estaba con la famosa cápsula del tiempo?, preguntó Mariana.
–Lo encontré en la caja de CDs y cuadernos que se apañó Sara, contestó Omar.
–¡Yo la encontré! Además creo que a nadie le ha importado mucho. Nada más cuando vimos el video de la familia mi mamá se conmovió, pero al otro día nadie quería saber nada del asunto.
–Oye, realmente me conmovió que esta familia se hubiera tomado tantas molestias para nada.
–¿Crees que sea para nada, no crees que esto realmente nos podría ayudar a ser mejores como familia?, le pregunté.
–¿Seremos mejores por habernos quedado con objetos y secretos de otra familia?, preguntó Omar.
–Yo no digo eso, a lo que me refiero es que si conocemos el contenido, investigamos un poco más sobre la familia, podríamos aprovechar sus experiencias para ser mejores, es como para los países que tienen que aprender de la historia para no cometer los mismos errores y progresar. He llegado a pensar que tal vez debamos ponernos en contacto con ellos para decirles que enterramos su cápsula del tiempo y que ellos dejen dicho a sus herederos que dentro de 48 años pueden venir a rescatarla...
–Te está afectando mucho la capsulita, dijo Mariana. Creo que fue un intento agradable de una familia, a la que le sobraba tiempo, de hacer algo original, pero al haberla dejado en el cuarto de servicio demostraron que no tenían la intención de enterrarla.
–Además, por lo bien hecho del video, dudo que no tengan por lo menos una copia, agregó Omar.
–Bueno, ¿pero qué tiene que ver este disco con la cápsula del tiempo?, preguntó mi papá, quien nada más observaba la discusión.
–Gregorio, el hijo mayor de Montserrat es astrónomo y está trabajando o ya debe haber terminado, con su equipo de trabajo, una evaluación de los primeros 25 años de las naves Voyager.
–¡Wow!, entonces está trabajando en la NASA o en el SETI, aprovechó mi mamá para presumir sus conocimientos del tema.
–En su autobiografía no dice con qué institución estaba haciendo la investigación. Sólo menciona a algunos astrónomos mexicanos, como a tu amiga Julieta Fierro, y el hecho de estar involucrado en este proyecto, lo cual lo hacía muy feliz.
–Ojalá Julieta fuera mi amiga, varias veces la entrevisté, pero desde que cambié de trabajo no la he vuelto a ver.
¿Qué más dice el galán en su biografía?, preguntó Mariana.
–Que a sus 30 años sigue soltero, por si te interesa. Y que además ya quiere tener hijitos para que puedan leer su cápsula del tiempo.
–Es un perdedor, dijo Omar, bromeando.
–Si para ti un perdedor es un cuate que trabaja en lo que le gusta y que además se ha divertido durante toda su vida, entonces sí, seguro es un perdedor. Es curioso ver que comienza su rollo diciendo que siempre ha sido un desmoche y les revela a sus nietos y bisnietos “virtuales” que algunas veces se ha emborrachado y la ha regado en varias ocasiones.
–Como si eso fuera motivo de presunción, reprochó mi papá.
–¡Ay sí!, como si emborracharse algunas veces quisiera decir que los chavos se vuelven alcohólicos y perdedores, reclamó Omar, quien ya había tenido una o dos experiencias secretas en el terreno de los excesos con el alcohol.
–Pero tampoco es para jactarse...
–¡Ay ya van a comenzar con la moralina!, dijo Mariana
–¿Por qué mejor no escuchamos la música del Voyager, dijo mi mamá, para cortar la discusión.
Cuando leímos el contenido nos dimos cuenta que todas las piezas occidentales son ampliamente conocidas, pero de la música oriental todo estaba en chino, bueno en chino, javanés, senegalés...
Mi mamá se sentía toda una experta en el tema, pero no quiso aventurar ninguna afirmación sobre la música, sin tener el libro en la mano. Esto nos salvó de una sesión de lectura, ya que todavía no desempacaba todas las cajas de sus libros, así que prometió que tan pronto lo encontrara podíamos combinar la lectura de la explicación de la música seleccionada, mientras la escuchábamos. Lo único que sí dijo tajantemente es que no estaba tan de acuerdo con que El cascabel fuera la pieza mexicana más bonita y representativa, habiendo obras como Huapango, pero bueno, los musicólogos tuvieron la palabra y finalmente debe valorarse más el honor de que la música mexicana estuvo contemplada, como parte de la más bella del mundo, sobre todo pensando que muchos países quedaron excluidos.
Pusimos el disco.
El primero en aparecer fue Bach, comenzamos a escuchar el Concierto de Brandeburgo número dos y la piel se nos hizo de gallina.
–Cuando cayó el muro de Berlín, seguro Carl Sagan recordó los motivos para incluir esta obra como la primera del disco, susurró mamá.
–¡Es maravillosa!, aunque yo prefiero el número cuatro, dijo mi papá en voz muy baja.
La música era tan poderosa que permanecimos en silencio escuchándola, solamente se oía el ruido que hacía el estuche al pasar de mano en mano, cada vez que iniciaba una nueva pieza.
–Estarán de acuerdo que hay canciones más bonitas y representativas de México, volvió a la carga mi mamá, cuando escuchamos la sexta pieza, o sea el ya mencionado Cascabel. Nadie secundó el comentario, no sé si porque no somos expertos en música mexicana, o porque no estábamos de acuerdo. No era nada fea y por lo menos no era la clásica apología del macho mexicano, para el que la vida no vale nada y encuentra cualquier pretexto para emborracharse y echar pestes de las “pérfidas” mujeres, sin las que, sin embargo, no puede vivir.
–Para mí que el rock no estuvo tan bien representado con Johny B. Goode, comentó Omar y aprovechó para preguntar ¿ma, por qué no incluyeron a los Beatles?
–Creo que no nada más los encargados de la música del Voyager estaban de acuerdo con que incluyeran Here comes the sun, sino que todos los que trabajaban en el proyecto querían que estuviera en el disco, me acuerdo que Carl Sagan dice en el libro que ya tenían la aprobación de los cuatro, pero como no eran dueños de los derechos, no quisieron  exponerse a problemas legales por una canción, que ustedes también coincidirán conmigo, tenía todos los méritos para estar entre la música más hermosa del universo.
–¿Qué te parece si te quemo una copia de este disco e incluyo la canción de los Beatles?, le preguntó Omar a mamá.
–Gracias hijo, pero no va a ser lo mismo. Pero, sí, sí es buena idea.
Mi papá comentó que la decisión de seleccionar la música más bella del planeta podría calificarse como una labor de locos y un tanto injusta pues habían quedado cientos o miles de compositores excluidos, por lo que resultaba un tanto extraño que se repitiera Bach en tres piezas y Beethoven en dos.
–Y no creo que hayan sido problemas de derechos de autor para que no estuvieran incluidos otros clásicos, completó mi mamá.
–Alguna vez escuché que todos los caminos comienzan y terminan en Mozart, dijo Omar, mientras escuchábamos la selección de este compositor.
Si alguien me hubiera dicho que una tarde la iba a dedicar a escuchar música de diferentes partes del mundo con mi familia, en la sala de la casa, no lo hubiese creído. Sin embargo, ahí estábamos, alrededor del estéreo, imaginando paisajes y situaciones que provocaban las más diversas reflexiones.
–Si yo fuera extraterrestre y me topara con una selección musical como ésta, seguro que me dirigiría a la Tierra para gozar de tanta belleza, dijo mi papá, conmovido.
–¿Si fueras extraterrestre?, preguntó mi mamá.
–No vayan a comenzar, sentenció Mariana e imitando la voz de Louis Armstrong, pidió que pusiéramos atención al blues que estábamos escuchando.
–¿De dónde son esas gaitas, de Asturias o Escocia?, preguntó mi papá.
–De ninguna de las dos, aquí dice que son de Azerbaiyán, leyó en voz alta Omar, quien tenía en ese momento el estuche.
La velada estaba resultando deliciosa, pocas veces o tal vez nunca nos habíamos reunido los cinco sin que hubiera una televisión o una mesa llena de comida frente a nosotros.
Lo que al principio había querido ser solemne poco a poco iba siendo más cálido, creo que esta música lograba su objetivo, despertar la imaginación de los escuchas a partir de la información que manejábamos, alguna muy estereotipada y otra más o menos concreta, por lo significativa que era para nosotros.
–¿Cómo recibirían este disco los extraterrestres que no sabían nada de nosotros y que quizá no compartirían cualidades físicas con nosotros?, me atreví a preguntar.
–Y dale con los estereotipos, seguro que estás imaginando a ET o a las criaturas de la Guerra de las Galaxias, me molestó Omar.
–No tengo la culpa de que cuando pienso en extraterrestres aparezcan criaturas como los de Marcianos al ataque o los del Día de la Independencia, me defendí.
–Yo preferiría que fueran como el chavo de Roswell, dijo Mariana, para seguir molestándome.
–¿Cómo serán?, nunca lo sabremos, si hay vida en otros planetas, que seguro sí la hay, está a millones de años luz. Pero creo que es más importante que no nos dejemos llevar por los estereotipos, cosa que hacemos cotidianamente, cuando pensamos en los diferentes pueblos de este mundo, dijo mi mamá. Cuando se piensa en África, por ejemplo, siempre salen a relucir los miembros de algunas tribus nómadas que mantienen sus tradiciones de caza y recolección, sin que eso de ninguna manera esté mal, pero deberíamos también pensar en grandes ciudades africanas, en donde se registran desarrollos científicos sorprendentes, recordemos que en Sudáfrica se llevó a cabo el primer trasplante de corazón, o que en Alejandría se erige la más ambiciosa, avanzada, hermosa y completa biblioteca.
 –Hay que recordar cómo nos sentimos nosotros, agregó mi papá, cuando otros piensan en México, y nos ven como tipos flojos envueltos en un sarape, con una botella de tequila en la mano y durmiendo recargados en un nopal.
–Me acuerdo que una vez un noruego con el que chateaba me preguntó ¿qué otra cosa hacíamos los mexicanos para divertirnos además de beber tequila?, completó la idea Mariana.
Dejamos la plática para seguir escuchando, pero sí es cierto, me choca que casi siempre que hay escenas de México en el cine y la televisión se maneja ese famoso y denigrante estereotipo que el cine hollywoodense se encargó de difundir, para muchos somos variantes de la caricatura de Speedy González, además de  malvivientes y tramposos. Y ni qué decir de la música, siempre musicalizan con pasos dobles u otros géneros españoles en lugar de incluir ritmos y sonidos más nuestros.
El disco me hacía pensar muchas cosas, cuando escuché la pieza de los indios navajos, no pude reprimir un comentario.
–¡Ay sí!, esos gringos primero los exterminan, les quitan sus tierras y luego los mandan a reservaciones, pero cuando se trata de presumir que sí tienen raíces, exhiben a sus indios como si estuvieran muy orgullosos de ellos. Aunque por desgracia ése no es un fenómeno exclusivo de los gringos, aquí en México el problema con la población indígena es brutal, pero es aprovechado para que políticos de diferentes tendencias lleven agua a su molino, al mencionarlos en sus acartonados discursos.
La música seguía fluyendo, pero yo me quedé pensando en la cuestión de los indígenas. Creo que mi mamá tiene razón de molestarse cuando escucha a los políticos que afirman que los indígenas son los verdaderos mexicanos ¿y nosotros qué, somos de a mentiritas? Ellos y nosotros somos mexicanos de verdad, con toda la diversidad física y cultural que existe en un país tan grande como el nuestro y con las experiencias históricas que no podemos negar, como la conquista y el inicio de lo mexicano a partir de ese “encuentro”. Yo no sé por qué en México se insiste tanto en seguir sintiéndonos víctimas de la violencia de la conquista, cuando ya pasaron más de 500 años. Hay que estar orgullosos de que tenemos raíces tan bien plantadas, con las que debemos crecer y ser mejores, ojalá ya nos quitáramos de tonterías y aprendiéramos unos de otros, sin que nadie se sienta superior o inferior. Además hay que tener presente que todos los pueblos en menor o mayor medida han sufrido la opresión de los conquistadores, nada más habría que tener presente la presencia por siglos de los moros en España. Ojalá se acaben las invasiones de una vez por todas.  Bueno ya divagué mucho, ¿qué estará pensando Omar? Seguro le hubiese gustado que estuvieran incluidos los Rolling o Nirvana o U2, bueno, estos dos últimos no porque son más recientes.
Otra pieza de Perú,  Se me hace que había un peruano en el equipo de musicólogos del proyecto Voyager, ¡qué padre!, si Gregorio ya hubiera sido astrónomo en esa fecha seguro hubiera hecho hasta lo imposible para formar parte del equipo que trabajó con Carl Sagan. ¿Qué onda Gregorio, en dónde estás? Nosotros aquí escuchando tu disco. Me gustaría conocerte, en persona, porque ya sé muchas cosas de ti y me caes bien.
Al finalizar el disco, con un cuarteto para cuerdas de Beethoven, todos seguíamos pegados a los sillones. No lo podíamos creer. Habíamos pasado casi dos horas juntos y ni nos habíamos molestado, bueno no mucho, ni dormido, como cuando mi papá comienza a ver una película con nosotros.
–Esto fue todo un logro, dijo mi papá.
–¿Que estuviéramos juntos una noche?, preguntó mi mamá.
–Bueno sí, pero me refiero a la grabación del disco. Esta música es extraordinaria, debe haber sido muy difícil haber llegado a esta selección.
–Sin duda fue todo un logro, comentó Mariana, pero creo que cometimos graves errores al escuchar este disco de la forma en que lo hicimos.
–¿A qué te refieres?, preguntó mi mamá.
–Este disco está pensado en seres que, por lo menos en teoría, no conocen absolutamente nada de nuestro planeta, así que para ellos carecería de importancia si las obras son de Bach, Mozart, Lennon y Mc Cartney o de compositores indígenas anónimos, como tampoco sería trascendental para ellos si son obras de los siglos XVI o  XX. Creo que lo importante es escuchar la obra como un todo, como una sucesión de sonidos, que expresan sentimientos, estados de ánimo y ambientes  que sugieren un espectro ilimitado de imágenes. Es más, no nos vayamos al espacio exterior y a seres extraterrestres, si este disco lo escuchan niños de diferentes culturas, seguramente dirán que les gusta o no les gusta por lo que escuchan y no por el lugar en donde fue compuesta la obra o por quienes la compusieron y ejecutaron.
–Tienes razón, habría que escucharlo de otra manera, comentó mi mamá.
–Bueno, pues yo me siento muy privilegiado de haber disfrutado esta selección y de que quizá algún día seres de otros planetas reconozcan que, por lo menos en cuestiones de arte y tecnología somos bien chidos, comentó Omar, ahora que si pensamos en los objetivos terrestres, o sea gente como nosotros, no debemos dejar de admirar el hecho de que esto fue grabado a fines de los setentas, mucho antes del desarrollo de la tecnología digital, para fines no militares.
–Siempre he tenido la impresión de que la grabación de este disco fue, si no el primer paso, uno de los determinantes para llegar a los discos compactos, no nada más de audio, sino de video, aprovechó a decir mi mamá, ya que el disco incluye, además de música, sonidos como erupciones de volcanes, truenos, el canto de las ballenas y saludos en no sé cuántos idiomas, imágenes que muestran nuestra posición en el universo y fotografías de lo mejor del mundo, entre las que hay individuos y familias de diferentes grupos étnicos y culturas, así como de los diferentes ecosistemas terrestres.
–Mucha gente ignora que muchos aparatos, objetos y materiales cotidianos han surgido durante la carrera especial, mencionó Omar.
–Uno de ellos es el Tang, dijo Mariana como para no quedarse atrás.
–Ahora que lo mencionas, ¿qué tal si nos echamos unos taquitos y un Tang, se me acaba de antojar, dije.
–Bien por los tacos, pero aquí no estamos en el espacio y sería pecado tomar bebidas artificiales cuando puedes exprimir unas naranjas y preparar un agüita fresca, sugirió mi papá.

–¡Ay no, si quieres agua fresca, la preparas tú. Yo ayudo con los tacos, dije.

miércoles, 16 de agosto de 2017

El eclipse, Augusto Monterroso

Fases de un eclipse total de sol, incluyendo el anillo de diamantes.

Imagen tomada del libro Eclipse total de sol en México, 1991,
Julieta Fierro, Jesús Galindo y Daniel Flores, publicado por la UNAM

El eclipse

Augusto Monterroso

Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.
Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.
Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.
Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.
-Si me matáis -les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.
Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.
Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.


lunes, 30 de enero de 2017

El idioma español fue eliminado de la Casa Blanca

27 de enero de 2017

Enterada de que la versión en español de la Presidencia de los Estados Unidos de América ha sido retirada de la red, la Academia Mexicana de la Lengua expresa su preocupación por lo que no puede considerarse más que una agresión contra la primera minoría cultural de ese país y contra una lengua con presencia en todo el mundo. Silenciar el español en las comunicaciones oficiales de aquella nación representa un acto discriminatorio contra los millones de hispanoparlantes y en particular contra los millones de mexicanos que viven del otro lado de nuestra frontera. La negación de nuestra lengua común empobrece a los Estados Unidos y a la vecindad que estamos empeñados en cultivar.

Ciudad de México, 27 de enero de 2017
comunicacion@academia.org.mx
academia.org.mx
@AMLengua


Este fue el comunicado emitido por la Academia Mexicana de la Lengua al enterarse que el idioma español ha quedado fuera de la página electrónica de la Casa Blanca.

De acuerdo con el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, la eliminación de nuestra lengua de la web de la Casa Blanca: es muy significativa y negativa, «sin duda alguna, pero la presencia del español en Estados Unidos es imparable: hay una minoría mayoritaria de más de 50 millones de personas».

La Enciclopedia del Español en los Estados Unidos, publicada por el Instituto Cervantes y Santillana, leemos: «Se puede considerar que en los Estados Unidos [los hispanohablantes] constituyen una nación dentro de una nación, una unidad con una entidad cultural propia integrada sin traumas y de manera positiva en la gran nación norteamericana, a la que se sienten orgullosos de pertenecer. Los Estados Unidos son, crecientemente, un país bilingüe y bicultural. Cuanto tiene que ver con la lengua española y una visión hispánica de las cosas es parte integral de la realidad de cada día de una manera cada vez más poderosa y prestigiada».

El discurso de descalificación a todo lo que tenga que ver con México, con los mexicanos, con otros inmigrantes hispanoamericanos, con nuestro idioma compartido y con las múltiples culturas que lo enriquecen, es un discurso de odio que amenaza esa visión optimista plasmada en esta obra.

Es deseable que la lengua española, como parte fundamental de la cultura de los hispanoamericanos que viven en Estados Unidos, se mantenga viva, fuerte, orgullosa, como una forma de resistencia, como una forma de defender los derechos de quienes han elegido a ese país para residir y vivir en paz.

Las instituciones educativas de todos los niveles, las sedes del Instituto Cervantes, las asociaciones culturales, las comunidades artísticas, pero sobre todo las familias, tienen una responsabilidad enorme con el idioma español, con las personas que lo hablan y escriben por herencia familiar o por amor a la lengua, para que no sea motivo de discriminación ni persecución.

domingo, 22 de enero de 2017

Demagogia y demagogos

Marcha de las mujeres 2017, origen de la imagen: portada de La Jornada

En la sección de "Opinión" del diario La Jornada, Marcos Roitman Rosenmann publica un interesante artículo a propósito de la elección de "populista", como la palabra del año, de acuerdo con la Fundéu. Además de las aclaraciones pertinentes sobre el origen de este término tan de moda, el periodista señala que el populismo "Como régimen político fue un proyecto modernizador, absorbió ciertas demandas de las clases populares, cooptó sectores medios y, con un discurso paternalista, reprimió al campesinado y facilitó el acceso al poder de las elites empresariales y burguesías locales en alianza con el capital trasnacional, desplazando a las oligarquías terratenientes".
Pero, como lo indica el título de su texto hay un concepto que frecuentemente va ligado al de populista y que es el de demagogo. Demagogia queda definida en el Diccionario de la Lengua Española de esta manera:
Demagogia: 1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.
2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.
Marcos Roitman señala que 
El demagogo trata de conducir al pueblo hacia donde éste quiere, por la vía del control de las emociones y los sentimientos. En su haber se incorporan el control de la esperanza, el odio, la envida o la ira; pasiones, al fin y al cabo. Es una estrategia para llegar al poder, donde sobresale la necesidad de complacer al auditorio que escucha.
En 2016, a lo largo de la campaña para obtener primero la candidatura del Partido Republicano de Estados Unidos, ya como candidato y como presidente electo, Donald Trump personificó al demagogo, llevó a los extremos los sentimientos de odio, ira, venganza, patriotismo exacerbado de los posibles electores. Abonó con sus feroces discursos terrenos tan peligrosos como el racismo, el sexismo, la supremacía blanca; apeló a todo aquello, como que los inmigrantes dejan sin trabajo a los estadounidenses o que Estados Unidos gasta mucho en defender a otras naciones y ha dejado al país en la indefensión, palabras que las personas ignorantes e incultas que lo eligieron se tragaron e hicieron suyas como verdades absolutas.
Ahora el mundo atestigua los movimientos que ha despertado este demagogo, que por desgracia no está solo en el escenario mundial ni es el único que rige los destinos de pueblos que han invertido mucho en la democracia.

Se acaba de inaugurar una era, dicen los medios, hay expectativas de que el Congreso detenga muchas de las promesas, así como que el pueblo estadounidense alce la voz y se oponga a todas las injusticias que llevaron a Trump al poder y que puedan llevar a otros demagogos a presidir países con el tufo dictatorial que caracteriza a los demagogos.

Por lo pronto la Marcha de las Mujeres 2017 llevó a las calles de ciudades de Estados Unidos y de buena parte del mundo a mujeres y hombres que se oponen a la pérdida de derechos ganados durante décadas y aun siglos de luchas.

domingo, 1 de enero de 2017

Populismo: la palabra del año (2016), según la Fundéu

Enrique Peña Nieto (México), Justin Trudeau (Canadá) y Barack Obana (Estados Unidos) 


En los últimos días de diciembre la Fundación del Español Urgente (Fundéu), dio a conocer la palabra del año 2016. En esta ocasión se trata de populismo.
Sin duda se trata de una palabra muy popular durante tiempos electorales, que cobró especial relevancia en el año que acaba de terminar, cuando el presidente mexicano, en la reunión celebrada en Ottawa, el 29 de junio, hizo referencia al populismo. La palabra populista, calificativo que reciben los políticos (sobre todo de izquierda), partidarios del populismo, es usada por los políticos de la derecha de una forma no sólo peyorativa sino alarmante frente a los peligros que representan quienes quieren engañar a la población, proponiendo soluciones simplistas a problemas complejos que enfrentan los países hoy en día, en un mundo globalizado.
Tras el discurso del presidente mexicano, Obama aprovechó para ofrecer su definición de populismo, se asumió como populista y no dudó en calificar de populista a personas, como Bernie Sanders, de populista por su lucha por el bien del trabajador, por crear oportunidades para más personas.
Este discurso ilustra que las lenguas están vivas, se transforman y que el uso de las palabras depende del contexto, la cultura y el propósito del orador, al elegirlas o adoptarlas sin reflexionar en las múltiples lecturas que pueden hacer los interlocutores.
Entre muchas actividades que realiza la Fundéu cabe subrayar la revisión de medios de comunicación que incluyen innecesariamente neologismos, anglicismos, galicismos y otros ismos, cuando contamos con palabras en español, un idioma rico, preciso y precioso.

Sobre la decisión tomada para la elección de la palabra, la Fundéu señala:
«Finalmente nos hemos decidido por populismo, que ya lleva algún tiempo en el centro del debate político y que desde el punto de vista lingüístico está viviendo un proceso de ampliación y cambio de significado, cargándose de connotaciones a menudo negativas», señala Lascuráin.
Esa evolución, «que no es nueva, pero que posiblemente se ha acelerado en los últimos tiempos», parte de un uso neutro de las palabras populismo y populista que tuvieron durante un tiempo significados próximos a popular.
«A lo largo de los últimos meses hemos recibido muchas consultas sobre el significado real de populismo, ya que parece evidente que el uso que se le da en los medios y en el debate político va más allá de la simple defensa de los intereses populares que mencionan, con distintos matices, la mayoría de los diccionarios», añade.
«Ese es uno de sus sentidos, aunque seguramente el que menos se use en la actualidad. También hay quienes prefieren definirlo como la tendencia política que pretende devolver el poder a las masas populares frente a las élites».

Para concluir esta entrada, sugiero la lectura del texto publicado en Anfibia: "De qué hablamos cuando hablamos de populismo", en donde "el historiador Ezequiel Adamovsky hace un recorrido cronológico sobre el término, arrancando en la Rusia de 1800, pasando por América Latina e incluyendo el sentido positivo que le dio Ernesto Laclau. ¿Sirve una categoría que se le puede aplicar tanto a la coalición de izquierda griega de Syriza como a sus enemigos del movimiento neonazi? Anfibia entra de lleno en el debate académico: cree el autor, "como concepto para entender la realidad, el populismo se ha extinguido".
También propongo la lectura de la crónica publicada en la página de la Fundéu y escrita por el coordinador general de la Fundación, Javier Lascuaráin, también titulado "De qué hablamos cuando hablamos de populismo".

lunes, 2 de mayo de 2016

El misterioso aire azul, de Pamela Pulido


El misterioso aire azul, autora Pamela Pulido, ilustraciones de Pepe Ávalos,
Ediciones Urano México, 2015


El misterioso aire azul, escrito por Pamela Pulido, es un libro con el que se sentirán plenamente identificados miles de niñas y niños que disfrutan películas de miedo, juegan con muñecos inspirados en personajes de esas películas y de literatura fantástica.

No es de extrañar que a Erick, el protagonista de la historia, le encante festejar Halloween y los días de muertos y hasta haya inventado, con la complacencia de sus abuelos, un festejo propio denominado “Hellomuertos”, lo que les permite disfrutar lo mejor de cada celebración: la emoción de participar en el montaje de la ofrenda, en la que destacan los platillos elaborados por la abuela; la preparación del disfraz y el gusto de salir a pedir dulces en el vecindario.

Y es precisamente cuando los abuelos y Erick están dando los últimos toques a la ofrenda cuando ocurre una serie de acontecimientos que cambiarán la dinámica familiar y retarán a Erick a echar mano de sus creencias, de la información obtenida de las mejores fuentes fantásticas, de su imaginación e ingenio; de sus muñecos Momia, Drácula y Zombi; del nuevo poder adquirido luego del trancazo que se dio al caer de una escalera; pero sobre todo de su gran amor al abuelo para que todo salga como él desea.


Durante la presentación del libro, el pasado 23 de abril, se dijo que esta obra es indispensable para la niñez, debido a que trata temas muy importantes.

Coincido totalmente con esa opinión pero yo diría que lo es no sólo para los pequeños sino para personas de todas las edades, debido a que entre los temas que aborda Pamela, con humor y sencillez, están la vida, la muerte, las creencias y tradiciones y, el que quiero destacar en este texto: la relación entre un nieto y su abuelo, una relación en la que prima el amor y en la que ese amor hará que Erick haga hasta lo imposible para que su abuelo viva y por tanto permanezca cerca de él.

Pamela Pulido es guionista cinematográfica y ha debutado en el mundo de la literatura infantil y juvenil con este libro, que por cierto, nació como como guión para un corto de animación. Por fortuna para los lectores, decidió desarrollar la historia para su publicación y estoy segura de que el mundo de la LIJ ha salido ganando.



miércoles, 16 de marzo de 2016

Falta ortográfica en el Congreso de la Lengua


Dice el refrán: "En casa del jabonero, el que no cae resbala". Dicho que aplica a la perfección en esta imagen, tomada de la retransmisión, por televisión, de las palabras con que el rey de España, Felipe VI, inauguraba el VII Congreso Internacional de la Lengua Española.

¿Descuido, ignorancia, descuido provocado por la prisa, falta de supervisión? A quién importa. El asunto es que ocurrió en un contexto en donde el idioma, la lengua, y todo lo que implica usarla oral y gráficamente, incluida la ortografía, es el centro de atención.

Sin embargo, en la nota publicada por el diario El País, llama la atención un asunto más profundo.
Este miércoles, antes de leer su ponencia, el escritor puertorriqueño Eduardo Lalo -citado elogiosamente en su discurso por el Gobernador de Puerto Rico- criticó las alusiones a su país en las intervenciones de Felipe VI y Víctor García de la Concha. “La Reina y yo sentimos una gran alegría por viajar nuevamente a los EEUU de América y por hacerlo poco después de haber visitado La Florida”, dijo el Rey en la primera línea de su alocución. Esa asimilación del país anfitrión al Estado con el que mantiene desde 1952 una relación de libre asociación la que llevó a Lalo a hablar de “acto de violencia gratuito e inmerecido”.
En fin, que lo que la lengua expresa debe ser cuidadosamente pensado, sobre todo cuando lo dicho ataca a la identidad del anfitrión.

Para leer más sobre el asunto da clic aquí.

martes, 15 de marzo de 2016

Español: un idioma compartido

Maia Sherwood Droz, académica electa de la 
Academia Puertorriqueña de la Lengua Española

Fue inaugurado el VII Congreso Internacional de la Lengua Española. Sin duda, como en ediciones anteriores nuestro idioma da mucho de qué hablar, porque tiene mucho que decir. Me ha gustado mucho el titulado "Apuntes, palabras de Maia Sherwood Droz", en el que de manera sencilla y clara nos remite a las etimologías de palabras relacionadas con el congreso, de hecho comienza con ésta, "congreso", pasa por "palabra" y concluye con "real". Incluyo en este fragmento "español", que en España prefieren llamarle castellano para no lastimar los sentimientos de las otras lenguas cooficiales que se hablan en la península, pero que a todas luces es las que se lleva las palmas en esto de comunicarnos en este idioma, que admite una diversidad de matices.

III Español
Español:  lengua que hablamos unos 500 millones de personas en las Américas, el Caribe, España, África y Asia, entre otros lugares del planeta. Se deriva de España, nombre de la nación que la vio nacer. España, a su vez, viene de Hispania, designación que dio el imperio romano a la Península Ibérica. Revivimos el topónimo latino cada vez que nos referimos a Hispanoamérica y a todo lo hispano. La anterior Iberia –nombre prerromano del territorio, vinculado al antiguo pueblo ibero– sobrevive también, en el nombre de la península y de los iberoamericanos, que incluyen a los hablantes americanos de español y portugués. Español convive –y compite aún, en algunas partes- con castellano, primer nombre del dialecto de Castilla. Pero el término español domina, tanto en español como en otras lenguas modernas: espagnolspagnoloSpanish. Hoy la mayoría de los hablantes de español no somos españoles, pero el vínculo histórico con el país de origen se mantiene en el nombre del idioma compartido. Claro, ahora el español lleva diferentes apellidos, que apuntan a su rica diversidad: hablamos español puertorriqueño, mexicano, boliviano, argentino, peninsular.
Para continuar leyendo da clic aquí.

lunes, 14 de marzo de 2016

Congreso Internacional de la Lengua, en Puerto Rico


Comparto este fragmento publicado en Babelia, del periódico El País. Estoy segura de que van a leer el texto completo.

Babelia toma el pulso al español, de la A a la Z

Laura Restrepo, Jorge Volpi, Leila Guerriero, Marta Sanz y hasta 27 autores ofrecen su retrato del idioma en 27 acepciones clave para su futuro


A de América, F de fútbol, G de guion, I de Internet, Pde políticamente correcto... Con motivo del Congreso Internacional de la Lengua que se celebra en Puerto Rico, Babelia analiza la salud del idioma elaborando un diccionario que repasa todas las caras de la poliédrica realidad lingüística. Laura Restrepo, Jorge Volpi, Leila Guerriero, Marta Sanz y hasta 27 autores ofrecen su retrato del idioma en 27 acepciones clave para su futuro.
También en torno a la Lengua, el presidente de EL PAÍS y miembro de la Real Academia de la Lengua Española Juan Luis Cebrián desgrana la forma en que el mundo se ha edificado a modo de relato, y cómo los narradores han sido instrumento primordial de su desarrollo, en el texto Novelistas y periodistas: contadores de historias. Por su parte, Álex Grijelmo explica el sólido trabajo realizado por las Academias en los últimos años por la unidad del idioma.
Para seguir leyendo da clic aquí.

lunes, 7 de marzo de 2016

Día Internacional de la Mujer 2016


Se decía, hace poco más de dos décadas, cuando se llevó a cabo la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Beijing (4-15 de septiembre de 1995), que las mujeres éramos "La mitad del cielo". Como frase suena poéticamente romántica, sin embargo, la realidad de entonces y de ahora, para millones de mujeres, está más cerca del infierno que del cielo. Basta leer las noticias para comprobar lo aterrador de la situación: feminicidios; asesinatos contra periodistas y luchadoras sociales: matrimonios infantiles; trata de personas; esclavismo; violaciones; victimización de las víctimas; encarcelamientos; violencia laboral y doméstica; falta de equidad en el trabajo y una larga cadena de etcéteras.

En medio siglo se han celebrado conferencias mundiales, cumbres, foros, encuentros en los que se analiza el papel de la mujer en la sociedad. Los discursos hablan de avances, reconocen a mujeres sobresalientes y a organizaciones que luchan día a día por la libertad, la educación, la salud, la justicia, el trabajo, el arte, en fin, por los derechos humanos, pero no dejan de alzar la voz ante injusticias y aun retrocesos en el camino de la equidad de género, en su más amplia acepción, porque cuando se habla de género no sólo se habla de mujeres sino de seres humanos en toda su diversidad.

Se establecen fechas para alcanzar metas, ¿algún día se alcanzarán realmente?

Comparto este poema de Federico Mayor Zaragoza, quien fue Director General de la UNESCO de 1987 a 1999.

Mujer,
traías una canción
nueva
en los labios.
Pero no te dimos
la palabra
aunque eres
la voz
de la mitad
de la tierra.

Mujer,
tus ojos
veían el mundo
de otro modo.
Pero no quisimos
conocer el contenido
y el calor
de tu mirada.

Mujer,
llevabas en tu piel
de todos los colores
la semilla
de mañana,
la luz
que podía iluminar
inéditos caminos,
rebeldes
pero pacíficos senderos,
mujer-puente
mujer-lazo
mujer raíz y fruto
de amor y de ternura.

Mujer,
tus manos tendidas y tu regazo
con espacios inmensos
de amparo y de consuelo.
Pero no hemos comprendido
la fuerza de tu abrazo
ni el grito
de tu silencio,
y andamos
sin brújula
ni alivio.

Mujer,
sin otro dueño
de cada uno
que sí mismo,
irás
desde ahora
igual y libre,
compañera
de un mismo sueño
ya para siempre
compartido.

Federico Mayor